HACIENDA LA CECILIA


El Valle del Risaralda fue, para unos, el mismo Valle de Sopinga, para otros, en otro tiempo, fue el Valle de Santa María y, en otra época, Valle de Apía. Para J.B.Boussingault, viajero y hombre de ciencia, el río Risaralda era el río Sopinga. A pesar de las históricas divisiones, La Hacienda La Cecila sigue ocupando una extensión enorme de este área, saliendo de Viterbo, por la Carrera del Colegio La Milagrosa, hacia el sur. Se atraviesan enormes cañaduzales, potreros, quebradas y caños hasta que, a veinte minutos, se encuentra la casa grande, al pie de la Cuchilla de Apía, junto a una  depresión geográfica que comunica al Valle del Risaralda con el río Mapa, en la vía que va hacia el Chocó. La casa principal es de bahareque, con ciertas mejoras en ladrillo y cemento, generosos espacios, amplios corredores con chambranas y un idílico panorama sobre el valle que, para muchos viajeros, se cuenta entre los más bellos del mundo. La administración de Viterbo está en mora de emprender un censo y reconocer las casas que quedan de viejas haciendas, como parte del Patrimonio Cultural del Municipio. Luego, se puede diseñar, con los dueños un posible programa para turistas que quieran recorrer casonas como la de La Cecilia, en donde se firmó el Acta de Fundación de Viterbo, en febrero de 1911 o la casa de la Hacienda.

 

(Fotografías de Octavio Hernández J.)

Escribir comentario

Comentarios: 0